Jordi Díez juega con los límites del arte figurativo. La singularidad del acero inoxidable dota a sus obras de potencia y expresividad.

©Jordi Díez Fernández 2020